Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

14/08/11 - 00:00 Sololá

Artesanos tallan fervor y tradiciones en madera

Al igual que todos los pueblos alrededor del Lago de Atitlán, la población de Santiago Atitlán se dedica a la agricultura, pesca, atención al turista y artesanías, y en este municipio abundan talleres de artesanos, en especial aquellos que tallan figuras religiosas y decorativas en madera.

SANTIAGO ATITLÁN- Miguel Chávez Sojuel, quien tiene su taller en la playa Chinimayá, explica que las figuras que talla, en cedro y caoba, dependen de lo que el cliente le solicite, aunque por lo regular se dedica a las imágenes religiosas, animales, esculturas mayas y pequeñas obras en relieve sobre la cultura y tradiciones de la población atiteca y de otros municipios de Sololá.

Recuerda que en sus inicios como escultor, el vecino Juan Chávez le llevó la fotografía de una mascota y logró hacer una copia de esta en madera. “Cada día hay cosas nuevas que aprender en este trabajo; por ejemplo, un día, un cliente me pidió hacer la imagen de un camarón, y lo hice”, afirma.

Chávez agrega que siguiendo la sugerencia de otro vecino, plasmó en relieve el desastre que causó la tormenta Stan en el cantón Panabaj, en donde unas 90 personas murieron sepultadas. “Considero que es la obra más destacada de mi carrera”, manifiesta.

En la realización de las esculturas utiliza distintas herramientas, entre estas, curvías, cuchillas, formones y lija.

Manuela Petzey asegura que el trabajo que realiza su vecino es un don, ya que ha trabajado varias imágenes religiosas, un trabajo digno que hace que los habitantes recuerden y veneren a sus santos patronos en las cofradías del municipio.

Además de tallar imágenes, Chávez elabora puertas y ventanas con diseños especiales.

Eligio Queché Matzar, quien tiene dos talleres, uno en Santiago Atitlán y otro en Panajachel, relata que se inició en este oficio cuando tenía unos 12 años, luego de haber quedado huérfano.

Queché Matzar fue influido por el pintor y escultor Francisco Cifuentes, quien le enseñó las primeras técnicas de diseño y lo convenció de que tomara un curso en la Escuela de Artes Plásticas, en la cabecera de Sololá.

“Recuerdo que conocí a Francisco Cifuentes en el parque central de la capital, porque era amigo de mi padre, quien me llevaba con él a vender esculturas. Allí miraba al maestro dibujar y pintar, y cuando mi papá murió, él me animó a seguir en este arte”, refiere.

Queché indica que en la actualidad puede elaborar cualquier tipo de diseño en madera y comercializa sus productos dentro y fuera del departamento.

Otro miembro del gremio de artesanos de Santiago Atitlán es Manuel Rosales, quien empezó a especializarse en el tallado de figuras en madera, con la ayuda de su padre, Manuel José Rosales.

Agrega que su progenitor le enseñó a hacer los primeros trazos y luego lo inscribió en un curso de Artes Plásticas, porque de pequeño se negaba a trabajar esculturas. “Recuerdo que al principio no me sentí muy atraído, pero luego me gustó, y ahora con este oficio gano el sustento de mi familia”, afirma.

Otro escultor es Miguel Guarchaj, cuyo arte es reconocido de tal manera en Sololá que en fecha reciente terminó una imagen de la Virgen de Alejandría para el templo de Nahualá.

Guarchaj narra que su inicio en este oficio no fue fácil, ya que tuvo que interrumpir el aprendizaje de la escultura, debido que tenía que trabajar para mantenerse; sin embargo, perseveró y ha logrado salir adelante y ganar el reconocimiento en todo Sololá, ya que también le encargaron r la imagen de Manuel Tzoc, considerado fundador de Nahualá.

POR áNGEL JULAJUJ / Sololá

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.